LUIS GAMARRA VERSUS COLEGIOS PROFESIONALES

“Muy exigente”. El gobernador regional Luis Gamarra, acaba de manifestar, que viene convocando a profesionales de otras regiones, en vista de que, “en Ancash, no hay profesionales con el perfil que busca su gestión”.

En otras palabras, nos está subrayando que los profesionales que tiene nuestra región, en diferentes ámbitos, tienen un pobre y precario curriculum vitae. 

Por su puesto que el propio Luis Gamarra, sabe que ello es mentira pero lo dijo. nadie le va a creer que en Ancash no se encuentre profesionales que puedan  formar parte de su equipo de gestión. Con estas declaraciones, hasta las universidades tendrían que sentirse aludidas, por cuanto, ¿si no son de las universidades, de dónde egresan los profesionales?.

A lo dicho pecho, dice el refrán. Lo cierto, es que con estas temerarias afirmaciones, Luis Gamarra se ganó un tremendo pleito, cobre todo con los Colegios Profesionales de Ancash, que con justa razón, pegaron un grito al cielo.

Pero eso no fue todo lo que el mandamás regional dijo, indicó también que apenas asumió el cargo, dio la oportunidad a algunos directores, para que continúen en el cargo, no convencieron con los resultados. “Nosotros trabajamos con metas y aquel que no rinde, pues tiene que irse” llegó a mencionar.

Sin embargo, si aplicaríamos sus propias palabras, y a la luz de los resultados, concluimos que en la gestión de Luis Gamarra Alor, muchos directores regionales deberían irse por donde vinieron, como el caso del titular regional de salud Ciro Castillo, a quien el consejo regional hace tiempo que le bajó el dedo, por su total desconocimiento del sector, y haberse hipotecado a uno de los sindicatos de la sede de salud.

Algo más, si el gobernador regional desea establecer una meritocracia en sus funcionarios, según el curriculum que poseen y los resultados en el cargo, el primero que tendría que marcharse, debería ser su gerente general regional Nicolás Molina, el cargo más importante después de la gobernación. Sin embargo no lo hará, por cuanto sus compromisos políticos e incluso económicos se encuentran cada vez más comprometidos el uno del otro.

En todo caso, si los funcionarios ancashinos que designó no le vienen dando resultados, tendría que preguntarle  a Nicolás Molina, quien también tiene su cuota de poder, con todas las licencias para convocar a sus amigos, y “trabajar” en la región. 

 

 

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
0