YESENIA, YESENIA, DE HOY EN ADELANTE…

De hoy en adelante el nombre de Yesenia Ponce, quedará grabada como un ejemplo de la más abierta y descarada impunidad en el congreso de la república.

Cuando se haga historia, su nombre será mencionada en todos los cursos de ética y moralidad congresal. No es para menos, lo sucedido el lunes durante la Comisión de Ética (que de ética no tiene nada) en el congreso de la república decidió archivar el caso de denuncia que afronta Ponce, por haber falsificado sus certificados de estudio y haber presuntamente pagado a un director, la suma de 10 mil soles, para adulterar un certificado. 

Este hecho, que linda con lo delictivo, para la comisión de ética no significa nada. Las evidencias presentadas a nivel periodístico, así como las preliminares pruebas que viene recabando el Ministerio Público, tampoco significan algo para una mejor decisión, a nivel de congreso.

Mientras que en otros casos, por una simple opinión fueron sometidos a disciplina, en este tema, sus colegas fujimoristas, actuaron de la manera más aberrante, descarada y escandalosa.

Pero bien, la congresista Yesenia Ponce puede reir y cantar victoria -por ahora- lo puede hacer en el congreso, junto a sus compañeros fujimoristas, pero ante el pueblo, ante la comunidad quedó embarrada por la inmoralidad y asquerosidad política.

Pésima congresista, nula en fiscalización, muy precaria en sus intervenciones, y lo peor, habría falsificado sus certificados de estudio, con tamañas “perlas”,  no merece el respeto del pueblo ancashino que se equivocó una vez más, al elegir a los menos indicados.    

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
0