CONSTERNACIÓN EN PISCOBAMBA. HALLAN TAXISTA MUERTO, PERO MISTERIOSO PASAJERO FUGÓ

Misterioso accidente. Un taxista que ofreció sus servicios a un desconocido apareció muerto, ahora buscan a esa persona que tomó la carrera.

Se trata de Víctor Manuel Asencio Deunicio (24) joven taxista natural de Piscobamba en Ancash, que el día martes 8 a las 14.00 horas partió de Piscobamba con dirección a Sanachgan, capital del distrito de Fidel Olivas Escudero, en un recorrido de dos horas y media en carretera afirmada, trasladando a un pasajero desconocido.

Al culminar la cumbre denominada Tocana y empezando la bajada hacia la localidad de Chancasa, en la primera curva, la camioneta marca Toyota modelo Corolla s w, de placa de rodaje B5X-018, registrada en la Sunarp a nombre de su hermano Edwin Asencio Deunicio, se precipitó hacia un abismo de 200 metros, siendo imposible su ubicación al haber caído dentro de un bosque de arboles de quenual.

Tanto la policía, familiares y amigos del desafortunado taxista, peinaron toda la ruta en busca del vehículo y su desaparecido chofer, al no encontrase en varios días, la policía emitió la nota de alerta y búsqueda, con la fotografía del occiso y los datos personales, así como las características de su vestimenta.

Desde el día de su desaparición, hasta ayer en que finalmente después de varios días de búsqueda, dieron con la ubicación del siniestrado vehículo. Hoy al promediar las 11.00 am, se llevó a cabo el levantamiento de cadáver, por un representante del Ministerio Publico, para posteriormente practicarsele la necropsia de ley.

MISTERIOSO PASAJERO
Según testigos, una persona desconocida habría tomado el servicio de Victor Manuel, para transportarlo hasta Sanachgan, pero no se sabe de que manera desapareció del lugar del accidente, tampoco se encontró el cuerpo, por lo que suponen que habría sido victima de un homicidio premeditado.

En Piscobamaba, ya se encuentra el personal del Departamento de Investigación Criminal (Dipincri) de la ciudad de Lima, personal que tiene la misión de desentrañar esta misteriosa muerte. 

(Envío especial, fotos y textos: Fernando Valverde – Pomabamba)

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
0