RORI MAUTINO Y EL CENTRO RECREACIONAL Y COMERCIAL DE HUARAZ

¿Hace bien el alcalde Rori Mautino, convocando a los actores directos e indirectos en el tema del Centro Recreacional y Comercial de Huaraz?. Sí, definitivamente, pero con algunas observaciones.

Esta apertura, hay que entenderlo como el inicio del camino que debe llegar a un final feliz, para el desarrollo de Huaraz. Sin embargo, ello no debe dilatarse, no debe significar el sometimiento a cualquiera de las partes en este tema, como sucedió con las dos gestiones anteriores a Rori Mautino. Vladimir Meza, no tuvo la firmeza ni decisión de culminar el proyecto que nació precisamente en su gestión. Quien le sucedió, actuó mucho peor. Para qué recordarlo, si todo Huaraz lo sabe.

Ahora el turno es para el segundo de los Mautinos, quien asume la alcaldía. Hemos escuchado decir, que escuchará a los Colegios Profesionales y gremios para tomar las decisiones. Seamos sinceros, ¿los Colegios Profesionales podrían aportar en algo, si marchan desorganizados, dispersos y solo tres o cuatro directivos hacen vida institucional?.  Con los amigos de Adecoferia, no se podrá caminar un metro, por cuanto es conocida su posición anarquista de doble cañón, “sí, pero en otro lugar”, o el otro postulado “si quieren construir, que compren su terreno”, “hay que respetar la Resolución del TC” y otros argumentos obstruccionistas. 

Una posición dinamitera, de seudos defensores de la legalidad. Si hablamos de respeto al “pulmón ecológico de Independencia” ¿por qué no ven también, otros temas no menos importantes, como el botadero de Póngor? ¿la contaminación de los ríos, Quillcay, Casca en Palmira y sus márgenes?. Adecoferia, es un gremio ad hoc, creado exclusivamente para “defender” el tema de Quinuacocha. Solo ven el árbol y no, el bosque.

El alcalde Rori Mautino comienza su gestión, tiene el tiempo suficiente en estos tres primeros meses, para tomar la decisión, de retomar el tema del Centro Recreacional y Comercial de Huaraz y dar luz verde, para ello, debe renegociar algunas cláusulas que contempla el convenio, como por ejemplo, la concesión de 40 años, resulta desproporcionado a todas luces. Temas como éste, deben ser materia de diálogo y renegociación, pero el proyecto debe ir, con las modificaciones y consentimiento de las partes. 

El tema legal, tampoco debeser obstáculo, para ello, también debe buscarse mecanismos que la misma ley lo franquea. ¿cuál es el problema?

Alcalde Rori Mautino, en sus manos está la decisión, cabeza fría y corazón caliente. No podemos darnos el lujo de enviar a la congeladora, -como aspiran algunos-  un proyecto socio-económico de extraordinario impacto, que permitirá la llegada de otros Centros Comerciales para el Callejón de Huaylas.

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
0