DOS TAREAS URGENTES EN PALCACOCHA

Tuvo que producirse una avalancha, -felizmente sin consecuencias- , para ponernos a reflexionar sobre el tema Palcacocha, la laguna que reviste mayor peligrosidad para Huaraz. En los últimos años, desde la gestión del ex presidente regional Fredy Ghilardi, mucho se habló sobre el particular.

Mucho hemos hablado y poco hemos hecho, es la verdad.

El tema Palcacocha, debe ser tratado en forma integral y no parcial. Consideramos DOS TEMAS muy importantes, que debe merecer la atención de “muy urgente” a impostergable, tanto para el gobierno central, cuanto para el regional.

Palcacocha tiene en la actualidad alrededor de 16 millones de metros cúbicos de agua (en el año 1941 tuvo aproximadamente entre 10 a 12 millones). La pregunta es, cómo aprovechamos estas aguas, para la subsistencia humana y agrícola?. Vale decir, estas aguas, deben servir para nuestra población, mirando los próximos 50 años y mucho más.

¿Construir nuevos reservorios?.

El otro tema, se refiere al volumen de agua que contiene en la actualidad. ¡Se tiene que disminuir, impostergablemente! . En la actualidad, los sifones instalados en la bocatoma de la laguna, cumplen la función reguladora. Anteriormente, era mucho más natural el desfogue de sus aguas. Se puede también, buscar  otras maneras de reducir los millones de metros cúbicos depositados en la depresión del relieve, parte baja de los nevados. 

Un tercer tema colateral, es el Sistema de Alerta Temprana SAT, que constituye solo una parte del  problema integral. 

Planteado así el asunto, no es verdad que se encuentre controlado sus aguas. Hay que hablarle con la verdad a nuestra población. ¿Alguien puede predecir el desprendimiento de una masa glaciar colgante de enorme volumen?. ¿Quién garantiza que no hayan otras avalanchas?.

El tema es sumamente serio. En los últimos años, se vienen produciendo muchos accidentes en nuestros nevados, la mayoría de ellos son producto de las avalanchas. Éstas se incrementarán, por las altas temperaturas y el sol que debilita las masas glaciares con las rocas, con las consecuencias que conocemos.   

Nadie puede predecir las avalanchas, pero al menos, hay que estar preparados para responder ante estas eventualidades. Estar preparados, no se reduce a participar en los simulacros, sino, los gobernantes deben tomar conciencia de la situación e invertir los dineros del Estado, para preservar la vida de más de cien mil habitantes.  

 

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
0