ANCASH, EN SU HORA MÁS DIFÍCIL

El Perú en general, Ancash en particular , en sus momentos más aciagos, debido a la temporada de lluvias. Situación que fue anticipada hace varios meses, concretamente, desde mediados del 2018.

Los estudiosos, manifestaron que se trataría de un hecho preocupante, pero mucho menor, al fenómeno de “El Niño Costero” del 2017. Sin embargo, resulta igual o peor.  Para nuestra región, es mucho más devastadora que hace dos años atrás.  Primero fue el distrito de Caraz en la provincia de Huaylas (hasta la actualidad, es un tema no resuelto), con el embalsamiento en forma natural del río Santa, luego de la crecida de sus aguas y los derrumbes. El puente Carbonero, continúa en peligro.

Luego, fue la provincia de Sihuas, en el Centro Poblado de Suchimán,cuando un cerro sepultó a una familia. Hasta hoy, resulta imposible rescatar los cadáveres de un padre y sus tres menores hijas, todas ellas, escolares. Aquí también, se presenta un embalsamiento natural de las aguas  que pone en peligro el puente Antonio Raimondi. La vía colapsó,impidiendo pase para la zona de Tayabamba, Huacrachuco, Huancaspata, Uchiza y otras zonas.

También, nos tocó abordar el tema de Pomabamba, otra situación difícil, que motivó la visita presidencial, declarando en emergencia los distritos de Alfonso Ugarte y Quiches en Sihuas, mientras que en Pomabamba, los distritos de Parobamba y Pomabamba. Aquí tampoco el tema está resuelto, mientras las lluvias continúen, la situación de emergencia continuará. 

La pesadilla en la región, continúa, esta vez, son más de siete provincias y una veintena de distritos aislados en Conchucos Bajo, teniendo a Huari, como el centro de la atención, por su estrecha relación con la ciudad capital, Huaraz. Dramática la situación que se torna. En estas condiciones, es bastante difícil responderle a a naturaleza, con maquinarias y trabajo de la ingeniería. Hubo un periodo para realizar los trabajos de encausamiento y descolmatación, pero los alcaldes salientes, no  repararon en el tema de gestión de riesgos. 

Estas lluvias, como nunca sucedieron, nos están dando varios mensajes. tal vez, debemos ir acostumbrándonos, porque constituye parte del cambio climático en el mundo. Por nuestra ubicación geográfica, seguramente sentiremos mucho más, los trastornos de la naturaleza, Ya lo estamos viviendo.

Ante  ello, hay varias tareas, fundamentalmente, la agenda que todo alcalde y gobierno local debe tomar en cuenta; la gestión de riesgo. Además están obligados a desarrollarlo. Invertir en obras de prevención, movilizar a la población en estos temas, para tomar conciencia y no lamentar consecuencias. Tenemos que hacerlo ahora, para no encomendarnos a Dios, solo cuando tengamos el agua en el cuello, atrapado por los embates de la naturaleza.

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
0

Deja un comentario