EL OTRO LADO DE “EL LOCO DEL CUCHILLO”

Un hecho de sangre, levantó a la ciudad de Huaraz, como nunca antes se había registrado. Las cámaras de video vigilancia habían captado a un sujeto que, cuchillo en mano, se aproximaba a sus víctimas y de un certero movimiento, cortaba el cuello a personas totalmente indefensas.

Lo hizo con cuatro personas, uno de ellos fallecido y dos muy graves. Aun cuando esta mañana, el fiscal Omar Cochachin Alvarón, nos confirmó que dos personas más, se presentaron a su despacho. Lo importante, es que graciasa la reacción ciudadana, la importante labor de la policía y el Serenazgo, se logró capturar a este muchacho de 19 años Angel Manuel Moreno Zubieta.  Tras su detención, el 100 por ciento de la población, pidió la mayor condena, que -por su puesto le corresponde-, de 35 años, por la tipificación de los delitos, que el fiscal Cochachin trabaja.         

Como en la Roma de Julio César, vienen pidiendo crucifixión, otros, cadena perpetua y también, nos encontramos con aquellos que reclaman pena de muerte, situación jurídica que en el país no existe para estos casos. Es decir, se busca castigar las consecuencias, pero no estamos viendo las causas de estos trastornos de conducta. 

Hemos tomado conocimiento que Angel Manuel, visitó los pasillos de los juzgados, desde los 8 años de edad, seguramente no tuvo la niñez  y adolescencia que aspiraba. En él, fue encubándose muchos traumas que terminaron por explotar, su pensamiento todavía adolescente. 

Fueron los espacios que se descuidó en su formación, ¿qué sucedió realmente? Culpables habrán muchos, desde el seno del hogar, pasando por el entorno familiar, amical, la sociedad en general y por su puesto, el Estado, a través de sus autoridades e instituciones.

Este hecho de sangre, con víctimas de pormedio, terminará por una dura sentencia, muy drástica seguramente. ¿y después qué?.

Cuántos Angel Manuel Moreno Zubieta estarán creciendo, de cinco,  quince, treinta o cincuenta años y andan sueltos en la calles. Los padres debemos hacer un esfuerzo para romper la barrera y acercar a nuestros hijos, para una convivencia armoniosa; pero los hijos también deben entender que existen reglas del hogar que debe cumplir; la disciplina, el respeto la obediencia, amén de otras obligaciones. 

El Estado, a través de sus autoridades, están obligados a preservar la buena salud mental, para ello, es imperativo la contratación de profesionales en las instituciones educativas, las universidades e institutos, con la finalidad de anticiparse a casos como el presente.  No tenemos profesionales.  Un ejemplo, las instituciones educativas de Huaraz, aquellas que tienen la mayor población, entre mil o dosmil alumnos, tienen a penas un psicólogo y el área de tutoría, atendido por un docente. 

Las Municipalidades,dentro de su autonomía económica, podría contratar los servicios de un grupo de profesionales, o potenciar las DEMUNAS, para avanzar con esta tarea, impostergable. ¿Lo puede hacer? Por su puesto que sí.

Por ahí podríamos comenzar.  

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
0