COMO FUE SU VIDA. MÚSICA Y ALEGRÍA CON DOLOR, EN LA DESPEDIDA DE PEPE MINAYA

Con olor a multitud. Una verdadera multitud, despidió al cantante huarasino Reynaldo Minaya Foronda, conocido popularmente como Pepe Minaya, en el día de sus excequias.

Desde que anunciaron su fallecimiento, el domingo 16 de febrero, las redes sociales explotaron con la noticia. Precisamente, ese día, sus restos llegaron desde la capital de la república, donde falleció. La Plaza de Armas, de pronto se llenó de gente, un estrado ubicado en uno de sus extremos, se preparaba para recibirlo.  Desde ese momento, diversos cantantes y músicos comenzaron a rendirle un homenaje, entonando sus canciones. No paró sino. hasta las primeras horas de la madrugada. 

El día lunes, recibió el homenaje en la Sala SUM del Centro Cultural. El alcalde provincial Rori Mautino y regidores se sumaron al homenaje póstumo.

Hoy miércoles, la cosa fue para la historia. El santuario del Señor de la Soledad quedó abarrotado por sus familiares y amigos. En los exteriores, también, los músicos y cantantes  dieron rienda suelta a sus emociones y sentimiento retenido. La Plazuela de la Soledad también estuvo como nunca, recibiendo a centenares de personas. Todos quisieron estar presentes en la despedida del gran cantante Pepe Minaya. 

Luego de la misa de cuerpo presente, se formó una innumerable cola para expresar el pésame a la esposa e hijos, hermano y demás familiares. 

Un momento que durará en la posteridad, fue el baile del cortejo fúnebre que hicieron sus familiares. Dando vueltas y giros de alegría, Pepe Minaya se despidió de la Plazuela de la Soledad, de su querido Huaraz.

En Aya Jamanam (lugar de los muertos) fue otro momento para recordar para siempre. La música estuvo a la orden del día, con sus amigos de arte. Todos ellos, quisieron expresarle su cariño y reconocimiento.  Este lugar, clásica parada rumbo al cementerio  Presbítero Villón, se convirtió en una verdadera fiesta dentro del dolor y consternación. 

Ya en el cementerio,  momento de la despedida. Aproximadamente a las 4 de la tarde, el cortejo fúnebre llegó llegó el Pabellón María Auxiliadora nicho N° 188

Muy pocas veces se vio a tanta gente en un sepelio. Esta vez correspondió a un cantante que se identificó plenamente con su barrio José Olaya y su entrañable ciudad que lo vio nacer y crecer, Huaraz. 

Hasta pronto Pepe Minaya «El huarasino de oro», descansa en la paz del Señor.

 

Facebook Comments
Comparte esta noticia: