CON CÁNON, PERO SIN HOSPITAL

Como para llorar. Chavín y San Marcos son distritos que tienen una montaña de dinero producto del cánon minero que reciben desde el 2002, pero no tienen un hospital digno para su población.    Lamentable realidad. El accidente ocurrido ayer en la zona de Shirapata – Chavín, de la empresa Sandoval nuevamente desnuda una lamentable realidad que debe ser abordado de una buen vez. 
El accidente dejó como saldo una pasajera muerta y alrededor de 17 heridos, éstos fueron trasladados al Centro de salud de Chavín, pero el número de accidentados superó largamente a la ofertas hospitalaria. Los pocos profesionales hicieron denodados esfuerzos, para atender oportunamente a los heridos, pero se encontraron con muchas dificultades. Falta de camas, logística, instrumentales, recursos humanos.
No es la primera vez que se presenta una emergencia como la que estamos describiendo. recordamos perfectamente lo ocurrido el 28 de junio del 2013 con un saldo de 15 fallecidos, casi todas madres de familia que se habían trasladado hasta Chavín, para cobrar el subsidio del programa Juntos y Pensión 65. Esa tarde, los cuerpos agonizantes llegaron hasta el Centro de Salud, que funciona en una vieja casona que en su momento albergó a un colegio. El suscrito y otros compañeros llegamos al día siguiente, el personal de salud nos informó los dramáticos momentos que les tocó vivir. «Nos vimos en la necesidad de atenderlos hasta  en el suelo» fue el testimonio que nos dijeron.
Hoy, a pocos años de este fatídico hecho, nuevamente se produce otro accidente de gran magnitud y la realidad continúa siendo la misma, imperdonable precariedad en salud.
Corresponde entonces, al alcalde, la autoridad más próxima del pueblo, para gestionar, tocar puertas, convocar, movilizar a sus funcionarios, al pueblo, para lograr una verdadera infraestructura de salud, porque lo que tienen hoy, es cualquier cosa, menos un local digno de salud. 
Facebook Comments
Comparte esta noticia:
error0