¿CUÁLES SON LOS 7 PECADOS CAPITALES QUE COMETE JUAN CARLOS MORILLO?

El gobernador regional Juan Carlos Morillo no la pasa bien. Tiene un año y cinco meses en el cargo y ante la región y el país,  su imagen se desploma estrepitosamente en caída libre. ¿Qué factores surgieron para esta  situación?. 

1.- Suicidio político, su primer gran error. Juan Carlos Morillo, cometió el peor error político, al imponer como candidato al congreso de la república, a su hermano Manuel, en las elecciones parlamentarias de enero pasado en la lista de Somos Perú.  El tiro le salió por la culata. 

2.- Viaje a la china. Apenas se recuperaba de la derrota personal-familiar en las elecciones congresales, forzó un viaje a la Feria Internacional de Turismo de Berlín,  acompañado de una comitiva que nada tenía que hacer en el viaje oficial. Su imagen de autoridad, comenzaba a devaluarse. 

3.- Por aire y tierra.  Su clamorosa ausencia en las primera semanas de la cuarentena. Mientras que el gobierno central se esmeraba en implementar acciones de prevención contra el Covid-19, Juan Carlos Morillo se encontraba «desaparecido», inubicable en Chimbote y Huaraz. ¿dónde estuvo?

4.- Exabruptos y «metidas de pata». Durante su reentré en el escenario regional. El 23 de marzo, durante su reaparición en la reunión de COPROSEC Huaraz, con un  discurso fue de papel, débil. Se escuchó decir en esa reunión, en la sala de regidores de la Municipalidad de Huaraz, frases como «Aquí todavía no tenemos contagiados» «todavía no amerita equipos sanitarios» «la mascarilla no es necesaria».  Esta seguidilla de lapsus, tuvo su momento cúlmen, cuando mencionó que el coronavirus, era una «grasa pesada» por eso se caía a menos de dos metros.  Ello le significó hacerse famoso en el mundo. 

5.- ¡No hay!. Carencia de un Plan Integral contra el Covid-19 tal como lo demanda el MINSA. En este tema, también cayó en contradicciones. Dijo que su despacho lo tenia ya listo en febrero del presente año, pero la crisis sanitaria recién explota en el país en marzo. Antes de ello, en ninguno de los niveles de gobierno se había elaborado algún documento relacionado al tema. 

6.-Sobre exposición ante los medios.  El gobernador regional, no puede acaparar todo y dejar sin argumentos al equipo de gestión (si lo tiene). ¿Se ha dado cuenta que Morillo, es polifacético, para explicar todo?.  En estos momentos, la autoridad de salud debe llevar la voz cantante, por cuanto se trata de temas técnicos-de salud.  En todas las apariciones que tiene, Morillo es el eje central, mientras que el director de la DIRESA, directores regionales y gerentes de línea, aparecen pintados.

7.-Honradez por los cuatro costados. Dice el dicho, «La mujer de César no solo debe serlo, sino, parecerlo». Las adquisiciones desde el gobierno regional, no reflejan la transparencia que se requiere. La población, comienza ver una gestión bañada de corrupción, a ello se suma la nula fiscalización del consejo regional, que le rebota negativamente. 

 

Facebook Comments
Comparte esta noticia: