SEMANA «TRÁGICA» PARA EL ALCALDE MAUTINO

¿Qué le pasa al alcalde Rori Mautino?. Lo que hizo con la mano lo viene borrando con la mano. 

Desde este portal web hemos saludado y apoyado las buenas acciones que desarrolló en lo que va de si gestión, como por ejemplo, el mantenimiento de la Plaza de Armas de Huaraz con su nueva iluminación, las jornadas de limpieza para la mejor  presentación de la ciudad, así como el ordenamiento parcial del comercio ambulatorio en el centro de la ciudad.

Definitivamente no es la mejor semana para el alcalde por dos hechos ocasionados por él mismo. 

Primero, una tremenda lisura cuando mencionó que en Huaraz no existen profesionales de nivel para ocupar cargos directrices y pueda convocarlos. Ello no es cierto. La población, ciertamente reaccionó, pero no así los Colegios Profesionales, guardando un mutis clamoroso.

Mautino debió ser más cauto y ponderado, cuando se ejerce un cargo de importancia como lo ostenta, debe medir sus palabras. Ya se ganó un lío innecesario. «Si en Huaraz no hay funcionarios de nivel, tampoco hay alcaldes de nivel» es lo que respondieron los usuarios.  

A ello  se suma, las últimas decisiones adoptadas por el gerente municipal con el visto bueno del alcalde, son motivo de las más duras críticas de parte de los usuarios, quienes tienen toda la razón. Las justificaciones son realmente infantiles y sacado de los cabellos.   

La puerta principal de ingreso a la Municipalidad, se usará para el ingreso y salida de trabajadores y funcionarios municipales, para un mejor control y pueda evitarse que los servidores se escapen para «el refrigerio» matutino, mientras que la puerta lateral del pasaje Tiburcio Arce, será destinado para el ingreso de cientos de usuarios. (sic).

Defensoría del Pueblo ya lo advirtió, luego de una entrevista con el propio gerente municipal, esta medida adolece de varias deficiencias en algunos casos insalvables, y tienen 10 días de plazo para la subasanación. Duda,os que lo hagan porque tiene que ver con la misma infraestructura. 

La presunta evasión de cuatro, cinco o siete trabajadores, y las estrategias para controlarlos, no puede estar por encima de cientos de usuarios que acuden diariamente para realizar sus gestiones. 

Esta medida -pronosticamos- no durará mucho y quedará reducida en un experimento más.

Definitivamente, no es la mejor semana, políticamente hablando,  para el alcalde Rori Mautino. 

Facebook Comments
Comparte esta noticia:
error0