SON MÉDICOS, NO, SUPERMANES

Está muy bien, peroooo…..Así como sucedió e el año 1970, un grupo de profesionales de la medicina, de nacionalidad cubana, llegaron a Ancash, para sumarse a los esfuerzos y combatir el Covid-19. Son de los mejores del mundo.

Llegan imbuidos de sus más altas experiencias en esta clase de escenarios. Varios de ellos, -por ejemplo- estuvieron en Africa cuando el ébola azotó ese continente. Otra delegación, estuvo recientemente en Italia, España y varios países latinoamericanos.  Llegaron a Chimbote, médicos intensivistas, neumólogos, epidemiólogos, entre otros. Se trata entonces, de profesionales muy calificados. Sin embargo, hay situaciones que se tiene que tener muy presente.  

Es una guerra la que libramos, hay que entenderlo. 

Pero se entiende, que una guerra se libra entre dos o más actores, que van al escenario con sus armas de combate, para vencer al enemigo. Nadie va con las manos atadas y las municiones sin stock. En nuestra región, tanto en Chimbote como Huaraz y las demás provincias del interior, sufren una dramática realidad. 

¿Qué pueden hacer los médicos cubanos, si nos falta todo, o casi todo?  No tenemos hospitales Covid-19 debidamente habilitados con todos los requisitos y condiciones mínimas (En Huaraz prometieron para mayo y estamos en junio).  faltan Equipos de Protección Personal (EPPs), faltan insumos, ventiladores mecánicos, camas para hospitalización, medicamentos en stock e inclusive oxígeno. 

Los profesionales cubanos son médicos, no súperman. Para revertir la curva cada vez más peligrosa, cada quien tiene que cumplir sus responsabilidades; los ciudadanos a protegerse y cuidar a sus familias, los gobernantes a crear condiciones mínimas para los profesionales, con las inversiones claras, transparentes y los expertos, a poner en práxis todo lo aprendido en la vida. 

¡Eso es lo que no estamos haciendo, ni como ciudadanos ni como gobernantes!. 

 

Facebook Comments
Comparte esta noticia: