PARQUE BICENTENARIO: TIBIEZAS E INDECISIONES

En 9 meses aproximadamente, debe inaugurarse el Parque Bicentenario en los actuales predios, ocupados por comerciantes de la Parada de Pedregal. Eso, en el papel, claro está.

El alcalde está notificado, para pisar el pie en el acelerador y asumir en su agenda, como tema prioritario este tema, de lo contrario, quedará en buenas intenciones. Mucho más que ello, ante la provincia y la región, quedaremos como incapaces, de aprovechar una oportunidad que otorga el gobierno central, en la construcción de espacios temáticos, denominados “Parques Bicentenarios”. 

Este tema surgió en enero del presente año. Se llevaron a cabo algunas reuniones, entre el alcalde, sus funcionarios y los comerciantes, cuando comenzó la pandemia. El tema se enfrió. 

Hoy, es una nueva oportunidad. Los tiempos corren, estamos culminando el mes de octubre y no hemos avanzado sustancialmente en el tema. Hay dos escenarios en la actualidad, el primero de ellos, las mesas de diálogo, entre las partes en controversia y la asistencia de la presidencia del Consejo de Ministros con su representante. El otro, está referido al exhorto que viene haciendo la propia municipalidad, a la Región Policial, para que proceda a la reubicación (desalojo propiamente dicho) de los comerciantes. El gerente municipal, manifestó esta mañana, que el tema está en manos de la Policía Nacional. Falso, el tema es integral. La policía ¿a caso va ingresar, desalojarlos y dejarlos en la calle? 

Desde la misma Municipalidad, debe existir un plan integral, para la solución del tema. Es verdad que se trata de comerciantes privados, que usaron estos terrenos cerca de 15 años, después que llegaron solo por algunos meses. Los comerciantes, deben desocupar los terrenos, están obligados, eso está claro, pero alguna alternativa tiene que existir de la propia Municipalidad, como sucede en otras ciudades del país. 

Ojalá, antes de fin de mes, tengamos novedades. El alcalde Mautino, debe renunciar a esa tibieza e indecisiones en sus actos, para encarar frontalmente el tema. La disyuntiva es; ¿se hace o no? 

Si la respuesta es la primera, entonces, proceda. Si no está seguro que lo hará, entonces no pierda  su tiempo, ocúpese a otro tema municipal. 

   

Facebook Comments